El presidente de la Comunidad, Alberto Garre, inauguró ayer la primera jornada ‘Mujer y Ciencia’, donde reivindicó una mayor presencia de la mujer en la investigación científica, y aseguró que “es necesario sensibilizar a nuestro entorno sobre el importante papel que juegan las mujeres investigadoras, analizar las dificultades que afronta este colectivo y abordar las posibles soluciones”.

El jefe del Ejecutivo regional destacó que la incorporación de la mujer a la investigación, a la docencia o gestión de la ciencia y las humanidades “ha supuesto uno de los principales logros sociales,” pero reconoció que “su presencia sigue siendo particularmente escasa”.

En este sentido, ofreció datos que evidencian la dificultad que experimenta una mujer para desarrollar su carrera en el entorno de la ciencia, en las mismas condiciones que un hombre. Así, a pesar de que acceden a la carrera investigadora el mismo número de hombres que de mujeres, “conforme avanza esta carrera, la proporción de investigadoras disminuye frente a la de investigadores, para acabar en una notable desproporción”. El resultado es que hay cuatro hombres por cada mujer en los máximos niveles profesionales, catedráticos o profesores de investigación.

Asimismo, las mujeres son hoy mayoría entre el alumnado universitario y, en promedio, terminan sus estudios con mejores expedientes académicos que los de sus compañeros. Sin embargo, subrayó el presidente, “en ingenierías y algunas ciencias experimentales, su presencia sigue siendo inferior al 30 por ciento. Es un hecho conocido que áreas como Pediatría, Ginecología y Obstetricia se resisten a tener catedráticas”.

En cuanto a los puestos de dirección de la carrera científica y empresarial, el número de mujeres es reducido, está prácticamente estancado y no refleja, a juicio del presidente Garre, “la disponibilidad existente de mujeres preparadas, con antigüedad y méritos suficientes para acceder a esos puestos”.

El presidente aseguró que “no podemos permitirnos el lujo de prescindir de la inteligencia y la capacidad de más de la mitad de la población si queremos superar los retos a los que nos enfrentamos como sociedad”, y destacó que “la consolidación y el progreso de la ciencia europea sólo serán posibles con la participación plena de las mujeres en todas las disciplinas, a todos los niveles y con los mismos derechos que los hombres”.

En este sentido, citó algunos hitos significativos como la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación que recoge el papel que la mujer debe jugar, incorporando la perspectiva de género. Del mismo modo, la Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de Innovación recoge la incorporación de la perspectiva de género en las políticas públicas de I+D+i, como uno de sus principios básicos.

A nivel regional, Garre subrayó la Ley para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, y de Protección contra la Violencia de Género de la Región de Murcia, que puso en marcha el Gobierno regional en 2007.

Objetivo europeo 2030

Para el jefe del Ejecutivo, “reforzar el diálogo entre ciencia y sociedad servirá para que pueda incrementarse el número de personas que se dedican a la investigación y para alcanzar la igualdad en el ámbito de la ciencia y la investigación”.

Según el presidente, “éste es el objetivo claro y decidido que establece la Visión Estratégica del Espacio Europeo de Investigación para el año 2030, momento en el cual la mitad de todos los científicos, la mitad de todos los responsables de la política científica, en todas las disciplinas y en todos los niveles, serán mujeres”.

I Jornada 'Mujer y Ciencia'